Sidebar Menu

Información, compra/venta de trufa, productos y utiles de truficultura, trufaexperiencias, actividades, cursos, ...

Si hay un adjetivo para definir el clima idóneo para la producción de trufa fresca el más aproximado sería: "extremo". La trufa de manera silvestre se encuentra en zonas con veranos tormentosos e inviernos fríos, aunque parece ser que no le van bien las heladas y nevadas constantes.

Si hay un adjetivo para definir el clima idóneo para la producción de trufa fresca el más aproximado sería: "extremo". La trufa de manera silvestre se encuentra en zonas con veranos tormentosos e inviernos fríos, aunque parece ser que no le van bien las heladas y nevadas constantes.

En la producción de trufas resulta muy importante el poner atención en el clima donde se encuentre nuestro terreno, ¿ por qué ?:

  • Porque la trufa durante su crecimiento va a necesitar una gran variedad de condiciones climáticas (tormentas estivales, otoños no muy secos porque algunas trufas se forman en éste período,  inviernos fríos y no muy húmedos, primaveras con pluviometría moderada) para desarrollar todo su esplendor. Vamos, que pedimos todo tipo de condiciones.
  • Vemos que hay una constante, la de la humedad en la tierra, ya que no debemos olvidar que la Trufa es un hongo y se desarrolla mejor con un buen equilibrio de humedad y no en terrenos secos, aunque requiere de una cierta aridez en el suelo.
  • En la gran mayoría de las zonas de cultivo y/o recolecta silvestre la temperatura de los inviernos son marcadamente frías, éstos son crudos y largos, lo que hace que la trufa desarrolle sus propiedades de manera lenta pero continua. Por contra, la temperatura de los veranos son bastante elevadas y soñamos con que las tormentas sean frecuentes entre el 15 de agosto y el 15 de septiembre.

Recordad que, especialmente en el caso de la Trufa de invierno, el proceso de recolecta se desarrollará en días fríos, ventosos y desapacibles (aunque con el cambio climático éstos son cada vez más raros).


  • ¿ Y la altitud ?, pues hay una cierta controversia ya que, algunos planteamos cambios en los marcos de plantación, para hacer posible cultivar Tuber melanosporum vitt en zonas que hasta ahora se descartaban por estar situadas a baja altitud y contar con temperaturas elevadas. Eso sí, para que fructifique el hongo hay que propiciar zonas de sombra entre los árboles. Tradicionalmente se ha considerado que la altitud óptima para el cultivo de la trufa está entre los 800 y los 1.300 metros sobre el nivel del mar.
Carretera de Ganuza 1, Metauten, Navarra

Llámanos

+34 695 931 189