Sidebar Menu

Información, compra/venta de trufa, productos y utiles de truficultura, trufaexperiencias, actividades, cursos, ...

La trufa negra se desarrolla sobre suelo calizo, en carrascales, quejigares y coscojares de la región Mediterránea y muy especialmente en España, Francia e Italia.

La trufa negra se desarrolla sobre suelo calizo, en carrascales, quejigares y coscojares de la región Mediterránea y muy especialmente en España, Francia e Italia.

suelos trufaLa trufa negra aparece en Europa principalmente en un tipo de suelos que se denominan como leptosoles (su traducción vendría a ser "suelos someros", del Griego leptos, delgado). Se trata de suelos muy delgados y jóvenes ubicados sobre rocas consolidadas, aunque también los hay extremadamente pedregosos aunque más profundos.

Lo que los caracteriza es que carecen prácticamente de "suelo" valga la redundancia, bien por causas naturales (regiones de alta montaña, desiertos con intensa erosión eólica fríos o cálidos, áreas recientemente deglaciadas, etc.) o bien por la acción erosiva del hombre.

La productividad de leptosoles y/o calcisoles (una variedad de suelos cuya característica es que en éstos se produce una sustancial acumulación de carbonato cálcico) es muy baja, proporcionando tan solo pastos efímeros, bosques naturales o sitios con capacidad para una reforestación en base a las especies adecuadas a los mismos. Por tanto, el suelo ideal para una nueva trufera debe ser superficial (entre 10-25 cm.) sobre una roca dura, con mucha grava o piedra caliza. Éstos suelos tienen muy poca retención de agua debido a su gran drenaje.

Cuando analizamos los suelos de distintas truferas tradicionales vemos como la mayoría de los parámetros comúnmente analizados para truficultura (arenas, limos, arcillas, carbonatos, calcio, hierro, potasio, magnesio, etc.), presentan una variabilidad enorme. Así, los análisis tradicionales en truficultura nos darán tan solo algunas indicaciones útiles sobre su potencialidad para producir trufas, pero hoy día son la estructura del suelo y en especial su actividad biológica los parámetros que cada vez van tomando más protagonismo en dichos estudios.

Otro aspecto sobre el cultivo de las trufas es el de la exposicion del suelo ya que prefieren zonas soleadas. Otro aspecto es que resulta conveniente elegir zonas con una ligera pendiente para evitar el encharcamiento que suele producirse en los terrenos llanos y los fondos de valle, aunque no es problema si en éstas zonas el subsuelo presenta un buen drenaje. Es decir, evitaremos zonas con mal drenaje y los terrenos excesivamente inclinados, donde además será más compleja la mecanización y se favorece la desecación del suelo en los períodos de verano.

Para finalizar éste texto y como resumen, para determinar el potencial trufero de un suelo, deberíamos observar el perfil de la finca, confirmar la presencia de carbonatos y analizar su pH, el cual debería encontrarse entre 7.5 y 8.5. El suelo debe ser filtrante, permeable y aireado.

Carretera de Ganuza 1, Metauten, Navarra

Llámanos

+34 695 931 189