Sidebar Menu

Si estás visitando nuestra web es que seguro que eres una de las muchas personas que han oído hablar de la trufa y de su gran valor en el mercado, y te has preguntado más de una vez ¿ Pero qué diablos es eso ? ¿Por qué ese precio? .... Vamos a responder a 5 preguntas básicas

Índice del artículo

La trufa es el cuerpo reproductivo de un hongo de género ascomicetes y de la familia Tuberaceae. Éstos hongos viven asociados a las raíces de algunos árboles (relación simbiótica micorrícica), principalmente encinas y robles. Es decir, el hongo vive conectado a las raíces del árbol y le aporta nutrientes de zonas alejadas, ya que es como una extensa red de tubos, y el árbol le devuelve el favor con azúcares elaborados en las hojas por fotosíntesis. Todo ello en un intercambio que se realiza en las raíces. O sea que la trufa viene a ser la seta del hongo, aunque por su aspecto y su hábitat subterráneo no lo parezca.

En Europa se conocen más de 20 especies de trufas y solo unas pocas tienen valor culinario para comercializarse. Porque, ésta seta es comestible como les pasa a otras muchas, lo único que al ser subterránea su estrategia reproductiva se basa en el olor penetrante que desprende: así, la trufa extiende sus esporas para las huelan y las coman los animales del bosque, que luego las defecan en otras zonas donde se desarrollan en otros árboles, ya que las esporas resisten el paso por el estómago de los animales. Éste es el motivo por el que se utilizan perros y cerdos para su recolección. En los últimos años, para facilitar su proliferación en bosques, la trufa también suele cultivarse: así, se suelen hacer unos pozos donde se mete sustrato con esporas de forma que, al añadirle más nutrientes al suelo, hay más posibilidades de que crezcan ahí las trufas.

Carretera de Ganuza 1, Metauten, Navarra